Jueves, 02 de junio de 2011

Tres Historias que nos hace el favor de compartirnos Brenda de Cd. Juarez, Chihuahua

Primera historia.

Nota; Las tres historias son publicadas exactamente como nos llego la informacion, sin tener ninguna edicion en el contexto

LA MU?ECA PATINADORA


Al rededor de los 5 o 6 a?os de edad una vecina decidio regalarme sus juguetes que ya no utilizaba era una mu?eca patinadora, una casa de las barbies y otras cosas que realmente no recuerdo muy bien pero eran varios juguetes. Recuerdo que un dia mi papa me rega?o diciendome lo siguiente "ya deja de jugar en la noche con la mu?eca patinadora, no me dejas dormir" yo le conteste "yo no he jugado en la noche, papa y mi mu?eca ni siquiera trae pilas" en ese instante mi papa me tiro todos los juguetes y quemo la casa de las barbies sin explicacion yo lloraba y lloraba sin saber el porque. Al crecer siempre recordaba ese suceso un dia le pregunte y aun lo afirma que tenia 3 noches escuchando y viendo a la muneca patinar de un lado a otro en la puerta de mi cuarto (dormia con la puerta abierta y el cuarto de mis papas estaba enfrente del mio). Realmente yo no recuerdo haberla escuchado, mucho menos haberla visto pero mi padre aun lo afirma.
?

Segunda historia.

LUZ DE DIA EN LA NOCHE

No recuerdo que edad tenia pero recuerdo que en aquel entonces estaba la telenovela de Mari Mar, la daban alrededor de las 9 de la noche y la estabamos viendo en familia (mis papas, mi hermano que era un bebe en aquel entonces y yo) cuando se fue la luz, como al minuto se ilumino todo como si fuera de dia nos asomamos a la ventana del cuarto y se vian claramente las cosas que estaban a fuera como si fueran iluminadas por el sol, a mi papa se le hizo raro y salio de la casa (de hecho la mayoria de los vecinos ya se encontraban en los techos viendo el suceso) tardo aproximadamente 5 minutos cuando la luz del cielo se desaparecio cabe mencionar que iluminaba toda la cuadra y parte del parque, al irse el objeto o lo que fuera ya que no lo vimos como tal sino como una gran luz que iluminaba desde el cielo, regreso la electricidad a las casas y todos regresamos a lo que estabamos haciendo. La novela que no tenia mucho de haber empezado cuando regresamos al cuarto ya se habia terminado (duraba alrededor de 1 hora), de hecho ya se encontraba el noticiero y aunque para mi el suceso se demoro solo 5 minutos nunca sabremos cuanto duro en realidad por que todos solo recordamos que fue cuestion de 5 minutos a lo maximo.
?

Tercera historia.

TRATOS CON EL DIABLO


No recuerdo el porque pero alrededor de los 13 a?os yo tenia una obsesion con eso de vender el alma al diablo, un dia me habia enojado y recuerdo que decia que se la iba a vender por dinero para irme de mi casa y tener todo lo que deseaba pues no se si fue sueno o realidad pero yo tenia literas y me so?e en ellas con las mismas sobrecamas (en realidad era mi cuarto tal y como estaba al quedarme segun recuerdo dormida) un hombre me desperto recuerdo que era muy guapo me decia que estaba ahi para que yo firmara el contrato; traia un monton de hojas asi como del tamano de un paquete de hojas de maquina con letras recuerdo que eran amarillas, ni siquiera lo lei recuerdo que empece a gritarle que no queria vender mi alma, y a llorar en eso me desperte y ya no volvi a pensar en lo mismo.
?


Cuarta historia.


Esto sucedio hace casi 3 a?os yo me encontraba embarazada, vivia con mi marido en la casa de mi papa para ahorrarnos la renta y terminar de amueblar la nuestra mas rapido. La casa de mi papa es muy grande la sala principal tiene una ventana muy grande y alta va desde la primera planta hasta la segunda, ese dia estaba sola y sali del cuarto para ir al ba?o por lo cual tenia que pasar por un pasillo desde el cual se percibe la ventana. Recuerdo que venia viendo hacia abajo por lo que vi unos pies desnudos escondiendose al lado de un mueble que se encuentra enfrente del ba?o, yo crei que era mi marido por que acostumbraba asustarme cuando tenia oportunidad (cabe mencionar que nunca vi hacia arriba solo de la rodilla hacia abajo); yo con el fin de evitar el susto me pegue al pasillo de lado y segui caminando pensando en asustarlo yo y no el, cuando escucho la alrma del auto volteo a la ventana y veo a mi marido caminando hacia la puerta de inmediato volteo hacia donde estaban los pies y ya no los vi; de hecho ya me encontraba a unos pasos de ver a la persona escondida, claro que casi muero del susto.


Comentarios