Martes, 13 de diciembre de 2011

 

Bethany Hamilton

Para una joven a la que le gusta tocar la guitarra, estar con sus amigos y familiares, e ir a la playa. Su mayor preocupación solía ser convertirse en campeona mundial de surf, y todo hacía indicar que podría conseguirlo. Tenía los requisitos necesarios: cualidades y patrocinadores. Su vida cambio drásticamente el 31 de octubre de 2003 no habían acontecido 10 minutos de estar disfrutando las olas de 3 metros cuando ella empezó a hacer señales de que necesitaba ayuda. Sus compañeros apreciaban una divertida escena mientras ella escondía un verdadero drama: la lucha por la supervivencia. Un tiburón tigre de unos cuatro metros y medio la confundió con una presa. De un solo mordisco le seccionó a la altura del hombro el brazo izquierdo. Luego de un esfuerzo sobrenatural logro acercarse a la costa y el padre de Alana logró rescatarla del agua y le practicó un torniquete para luego trasladarla al Wilcox Memorial Hospital.

Ella dice: “Yo trato de no hacer un gran alarme acerca del ataque del tiburón” Bethany escribe en su libro “Soul Surfer”: “Yo me enfoco en lo que Dios me ha permitido, recogiendo las piezas de mi antigua vida y ajustando las parte que son nuevas y diferentes para mi. Sobre todo, yo quiero usar mi historia como una forma de compartir con las personas acerca de la historia de Dios. Al parecer Dios me ha dado la atención del mundo por el momento y yo debe aprovechar eso mientras pueda”.

Su sobrevivencia capturó inmediatamente la atención a nivel mundial. Y aunque parecía que nunca volvería a surfear y mucho menos convertirse en una Pro. Bethany asombró al mundo con su determinación. 3 semanas y media después del ataque estaba sobre la tabla en medio de las olas. Adoptó una tabla hecha a la medida que fue más larga y levemente más gruesa que la hizo más fácil de remar. Ella ha observado que ella tiene que patear mucho más duro para compensar la pérdida del brazo izquierdo. Después de enseñarse a surfear sólo con un brazo, retorno al surfeo competitivo. En su primera competencia ella rehusó cualquier tipo de ventaja a su favor.

Desde el principio ella ha señalado a JC como su fortaleza. Cada vez que tiene la oportunidad habla de JC. Y aunque se ha convertido en un modelo a seguir internacionalmente y una celebridad, ella es una joven ordinaria que entiende que Dios usa a gente ordinaria, incluyendo adolescentes para representaras papeles importantes en su historia. Ella dice: “No importa quien eres, en Dios el puede usarte, aunque pienses que no puedes ser usado, tu te puedes preguntar: ¿Porqué Dios me usará? Eso pensaba yo y tengo 17 años y Dios me está usando! Ella se determinó a no dejarse vencer por las circunstancias confió en JC y ahora El está reflejando que hay personas en este mundo capaces de volar en contra de esta generación, demostrando que Dios tiene un propósito, mostrar que El es la solución. 1 Timoteo 1:12

 

Fuente: http://enhabito.com/perfiles-bethany-hamilton/

 


Comentarios