Jueves, 09 de junio de 2011

Mascara mortuoria de Pancho Villa

Pancho Villa, sigue siendo negocio; ahora subastar?n, en Texas, una m?scara mortuoria hecha un d?a despu?s del asalto donde lo acribillaron sus rivales, all? por 1923, en Chihuahua.
Tres a?os despu?s de ser acribillado, el cad?ver del mat?n revolucionario, fue profanado cort?ndole la cabeza, la que fue a dar a manos un coleccionista gringo que ya ten?a las cabezas de Villa cuando era ni?o, luego jovencito y solo le faltaba la de viejo.
Nunca se supo d?nde qued? el despojo; corrieron versiones de venganza p?stuma consumada por sociedades secretas que as? demostraban su rencor por el artero asalto a Columbus.

http://www.hidalguia.com.mx/toscana/06villa.htm

Pancho VillaPancho Villa, ?cono de la Revoluci?n Mexicana, naci? en San Juan del R?o, Durango el 5 de junio de 1878. Bautizado como Doroteo Arango, sufri? la vida de campesino, testigo de la forma en que los hacendados acumulaban riquezas aprovech?ndose de los trabajadores. Su padre muri? cuando ?l s?lo ten?a 15 a?os, por lo que se dedic? a trabajar para mantener a su madre y cuatro hermanos. En 1894, mat? al due?o de la hacienda por defender a su hermana del abuso sexual y fue forzado a huir. De 1894 a 1910 vivi? en las monta?as como fugitivo y fue rescatado por una pandilla de bandidos cuyo l?der se llamaba Francisco Villa, quien pronto reconoci? su lealtad y valent?a, asign?ndolo como jefe de la banda mientras agonizaba tras una herida de bala. Arango asumi? el control de la pandilla y el nombre de su antecesor.

As? comenzaron a desarrollarse sus actos de rebeld?a y vandalismo que ser?an tan ?tiles durante la revoluci?n mexicana. Enfurecido por la miseria de los peones, asesin? a hacendados, rob? trenes, ganado y minas para atender y alimentar a los desprotegidos. Pronto fue conocido en todo el pa?s como El Amigo de los Pobres.

Su voracidad como bandido y agilidad para no ser capturado llam? la atenci?n de quienes planeaban la revoluci?n, para fungir como l?der guerrillero. En 1910, Francisco I. Madero desafi? al dictador Porfirio D?az con un programa de reformas sociales y llam? a la insurrecci?n. Villa se uni? a su causa y puso a sus improvisadas tropas a las ?rdenes de la Revoluci?n. En 1911, Madero logr? derrocar a Porfirio D?az y fue electo presidente, convirtiendo a Villa en general del ej?rcito para combatir a los poderosos grupos privados que se rehusaban a distribuir la tierra entre los campesinos. Sin embargo, renunci? al cargo por diferencias con otro comandante, Pascual Orozco.

El 29 de mayo de 1911, Villa se cas? con Mar?a Luz Corral e intent? establecerse en una vida apacible, pero la inestabilidad pol?tica del pa?s lo llev? a combatir junto con el General Victoriano Huerta en apoyo a Francisco I. Madero, quien estaba siendo atacado por Orozco. Huerta no apreci? a su nuevo compa?ero de lucha, acus? a Villa de insubordinaci?n y orden? su ejecuci?n. Su vida fue perdonada por Madero, quien lo remiti? a prisi?n. Villa estuvo preso desde junio hasta diciembre de 1912, cuando se fug? de la prisi?n militar. Madero no orden? que Villa fuera capturado y vuelto a encarcelar, probablemente porque estaba convencido de su inocencia y no se hab?a atrevido a ponerlo abiertamente en libertad.

En febrero de 1913, Huerta asesin? a Madero y usurp? la presidencia, forzando a Villa a aliarse con Venustiano Carranza para derrocarlo. Pancho Villa libr? una serie de batallas con mucho ?xito durante los pr?ximos a?os, conquistando vastas tierras del norte para estabilizar la econom?a y la justicia. Con un ej?rcito de campesinos, Villa conquist? Chihuahua a finales de 1913 y dirigi? la famosa Divisi?n del Norte, capturando Ciudad Ju?rez en noviembre de 1913, Ojinaga en 1914 y ganando la ?pica batalla de Torre?n en marzo de 1914. La campa?a de la Divisi?n del Norte contra el r?gimen de Huerta termin? con la ca?da de Zacatecas el 24 de junio de 1914. En el verano de 1914, Villa y Carranza se enemistaron, lo que aviv? la guerra civil.

Estados Unidos apoy? a Carranza y en 1916 Villa atac? Columbus, Nuevo M?xico, registrando el primer ataque en suelo norteamericano desde 1812. El gobierno de Estados Unidos envi? varios miles de soldados a lo largo de la frontera para capturar a Villa y aunque pasaron m?s de un a?o busc?ndolo, nunca lo encontraron.

En mayo de 1920, Carranza fue asesinado y Adolfo de la Huerta se convirti? en presidente interino; ?l negoci? con Villa para que se retirara de la causa, ofreci?ndole la hacienda de Canutillo en Chihuahua como parte del acuerdo de paz. Esto logr? que Villa entregara las armas en junio de 1920, en Sabinas, Coahuila, a cambio de no interferir en la pol?tica.

Pancho Villa vivi? tranquilamente los siguientes tres a?os, pero al acercarse la sucesi?n presidencial, el centauro del norte decidi? poner a prueba su popularidad. Su carisma era suficiente para levantar a varios miles de hombres en contra del gobierno y aunque no quer?a el poder, solo quer?a seguir alimentando su vanidad e influencia sobre los acontecimientos nacionales, evidenciado porque la prensa nacional e internacional segu?a sus pasos con mucho inter?s.

Aunque Villa era amado por muchos, tambi?n era odiado por algunos decididos a tomar venganza. El diputado de Durango, Jes?s Salas Barraza y el comerciante de Parral, Gabriel Ch?vez, estaban obsesionados con eliminar a Villa por razones personales. El presidente Obreg?n y el futuro candidato presidencial, Plutarco El?as Calles, se enteraron del complot y no hicieron nada por evitarlo, incluso Calles garantiz? la impunidad de los futuros asesinos.
Los asesinos eligieron Parral para llevar a cabo la emboscada, un viejo pueblo minero en Chihuahua que Villa frecuentar para visitar a una de sus tantas mujeres, Manuela Casas. El trazo de este pueblo forzaba a todos los autos a pasar por la Plaza Ju?rez, en frente de la cual los asesinos rentaron una habitaci?n. Pancho Villa y su secretario particular, Miguel Trillo, abordaron su autom?vil para emprender el viaje de vuelta a Canutillo, el 20 de julio de 1923. Cuatro tiradores se apostaron en las ventanas de la habitaci?n y dispararon cientos de balas contra el auto, luego tomaron sus caballos y huyeron.

Obreg?n y Calles fingieron estar sorprendidos por lo ocurrido y ordenaron una exhaustiva investigaci?n para esclarecer el crimen. Jes?s Salas Barraza y Melit?n Lozoya, dos de los asesinos, fueron detenidos, juzgados y condenados a setenta a?os de prisi?n, pero fueron indultados y puestos en libertad un a?o despu?s.

La pol?mica sigui? a Villa incluso despu?s de su muerte. En febrero de 1926 su tumba fue profanada, su cr?neo fue cercenado y robado.
Las leyendas pronto surgieron para intentar dar una explicaci?n. Dos de las m?s simp?ticas son que los estadounidenses, perplejos por la invasi?n a Columbus en 1916, decidieron estudiar el cerebro de Villa y la otra se?ala que el coronel Francisco Durazo, jefe de la Guarnici?n de Parral, ley? que se ofrec?an 50 mil d?lares por la cabeza de Villa lo interpret? literalmente. Cualquiera que haya sido la raz?n de este extra?o hurto, la cabeza de Villa jam?s ha sido encontrada; el resto de su cad?ver est? depositado en el Monumento a la Revoluci?n.

Fuente: http://www.explorandomexico.com.mx/about-mexico/4/257/

?

?

QUE PASO CON LA CABEZA DE PANCHO VILLA?

El historiador, economista y orador Armando Dom?nguez Mendoza, revel? que en las investigaciones que ha realizado encontr? que la cabeza del "Centauro del Norte", Francisco Villa, nunca sali? del pa?s. Un general borracho y loco encontr? un panfleto donde vio que ofrec?an 50 mil d?lares de recompensa por el General: "Vivo o Muerto", y mand? a sus subordinados cercenar la cabeza del cad?ver para intentar el cobro.

?

Dom?nguez Mendoza, egresado de la Facultad de Econom?a de la Universidad Aut?noma de San Luis Potos?, mencion? que ha dedicado su vida a la investigaci?n de la vida del Centauro del Norte y se considera como su bi?grafo oficial.

En su libro "Vida, haza?as y muerte de Pancho Villa", que pr?ximamente presentar?, relata que en 1926 el jefe militar, el general Francisco Durazo, ebrio consuetudinario y desequilibrado bajo tratamiento siqui?trico recibi? un panfleto redactado en ingl?s. Con una foto del General Francisco Villa, que dec?a una recompensa de 50,000 d?lares por la cabeza del caudillo.

El panfleto ya era obsoleto, pues ya hab?a caducado con la muerte de Pancho Villa. Mal interpretando la literatura, la codicia ceg? al General. La noche del 6 de febrero de 1926, en estado de ebriedad orden? a siete de sus subordinados: Al teniente coronel Ignacio S?nchez Anaya, al capit?n Jos? Elpidio Garcilaso, al sargento Roberto C?rdenas, al cabo Miguel Figueroa y a los soldados Daniel Cruz y Felipe Flores, as? como a su chofer Ernesto Weissel, la macabra misi?n de exhumar los restos mortales del Centauro del Norte, decapitarlo y llevarle el cr?neo.

A las cuatro de la madrugada del d?a seis llevaron la profanaci?n al separar la calavera de las cervicales mediante un hachazo y ampar?ndose en las sombras de la noche, abandonaron el camposanto dejando al descubierto los despojos.

Al d?a siguiente se fabric? un culpable de este hecho vergonzoso y el general Durazo le ech? la culpa a un minero sueco llamado: Emilio Holmdal, por haber encontrado en el Hotel: Picos, palas, hachas, talaches y barretas.

Se le acus? de haber profanado la tumba de Villa y llevarse el cr?neo al extranjero.

?

EL S?BADO 6 DE FEBRERO DE 1926, EL DIARIO INDEPENDIENTE, EL CORREO DE PARRAL P?BLIC? A OCHO COLUMNAS: "FUE ROBADA LA CABEZA DEL C?LEBRE GUERRILLERO FRANCISCO VILLA"

?

En la primera corrida del tren, el general Durazo se embarc? rumbo a la estaci?n de Jim?nez, llevando al Cabo Figueroa con la caja y una maleta.

Al llegar tuvieron que esperar el tren del sur, que los llevar?a a Ciudad Ju?rez, pero arrib? primero el Tren del Norte, entre el pasaje ven?an dos divisionarios: Arnulfo R. G?mez y Santiago Pi?a Soria, ?ste ?ltimo era jefe militar de Chihuahua.

?

UN NEGOCIO DE 25 MIL D?LARES

A ambos les extra?? ver en los andenes al general Durazo, el general Pi?a baj? del Pullman para investigar, lo llam? a su presencia; el general Durazo, urdiendo una salida, mientras sacaba de la bolsa de su camisa el panfleto donde le dijo: Que tra?a un negocio que les dar?a a ganar mucho dinero. 25,000 d?lares para cada uno.

Mientras le?a el papel de la recompensa por la cabeza de Villa, el general Santiago Pi?a, el general Durazo orden? a Figueroa que sacara el cr?neo de la cabeza, cuando Pi?a Soria termin? la lectura vio lo que le mostraba Durazo, con entusiasmo ?una calavera humana!.

El general Arnulfo G?mez, al ver desde la ventanilla los ademanes de enojo y desesperaci?n de su hom?logo, baj? y fue hasta ellos. Al ver aquel cr?neo G?mez y Pi?a sometieron al general Durazo.

Arnulfo G?mez al ver el cr?neo tuvo un terrible presentimiento, lo que hab?a visto era su propia cabeza, que al poco tiempo cercenada tambi?n rodar?a a los pies de quien lo mandara ultimar ??lvaro Obreg?n!.

Pi?a Soria, le hizo ver a Durazo el error que hab?a cometido y le advirti? que si no se deshac?a inmediatamente de ese despojo ser?a pasado por las armas, pues no quer?a que se viera inmiscuido el Ej?rcito en semejante estupidez.

Que como se iba a presentar en Estados Unidos asegurando y comprobando con una calavera que ?l hab?a matado a Villa, y quer?a tal recompensa, cuando en Estados Unidos ya sab?an del asesinato de Villa.

?

LA CABEZA NUNCA SALI? DEL PA?S

Por ?rdenes del presidente Harding, muy asustado Durazo le orden? a Figueroa que enterrara el cr?neo en el rancho El Cairo, que se hab?a adjudicado entre Salaices y Villa L?pez.

Hasta 1961 se supo el lugar preciso donde fuera sepultado el cr?neo, por los nietos del cabo Figueroa, que vinieron y depositaron ofrendas florales en el sitio exacto.

En los setentas, el Gobernador Don Manuel Bernardo Aguirre le erigi? el mejor monumento para el General Villa, una escuela secundaria, con el nombre de General Francisco Villa, "sobre el lugar indicado".

El cr?neo del genial guerrillero jam?s sali? de la regi?n, est? a siete leguas en l?nea recta de su cuerpo, que continuaba en el Pante?n de Dolores.

Fue en el gobierno de Luis Echeverr?a ?lvarez, que emiti? el siguiente decreto, por el que se ordenaba se procediera a exhumar y trasladar los restos del general de la Divisi?n del Norte Francisco Villa, del Pante?n Civil de la ciudad de Parral, Chihuahua, al monumento de la Revoluci?n de la Cd. de M?xico, el 24 de septiembre de 1976.

?

ALGUNOS HISTORIADORES AFIRMAN

Que la cabeza de Villa est? en poder de un m?dico norteamericano, millonario, que pudo darse el lujo de comprar el cr?neo del invasor de Columbus.

Lo cierto es que el cad?ver de Pancho Villa se encuentra decapitado y que tal profanaci?n realza la memoria del Napole?n mexicano.

Lo anterior demuestra que Pancho Villa fue ?un fuera de serie!, un gigante, que aun despu?s de muerto sus enemigos se ocuparon de decapitarlo.

Este acto vil y cobarde, enaltece al nombre y la figura del hombre m?s brillante que dio la Revoluci?n Mexicana.

?


Pancho Villa - La Tumba Abandonada por tierradegenistas

?Fuente: http://www.larazonsanluis.com/sitio/nota.php?id=922

?


Comentarios

primeramente me respetos para el general villa y sobre el comentario de donde esta su cabeza de tantas versiones q he leeido ya no se sabe donde esta pero en fin el general fue y sigue siendo unos de los revolucionarios mas importantes que a tenido mexico que ahora a muncha gente le daria gusto que existiera otro francsisco villa para que viniera ha ensenarles de como se pone en cintura a un pais y perdonen pero es cierto

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 20 de julio de 2011 | 10:48 AM
Publicado por 9results
Domingo, 02 de octubre de 2016 | 11:10 AM

Thank you for the information.This is well written and gives a lot of value to people who are looking to learn.

 Mobile Review 

Publicado por Invitado
Lunes, 06 de marzo de 2017 | 1:01 AM